Drama de los refugiados: “Como maestr@s tenemos la obligación de explicar a nuestro alumnado qué esta ocurriendo para que niñ@s y jóvenes vaguen por las fronteras europeas huyendo de la guerra o de una vida sin futuro”

Desde hace meses estamos asistiendo a una de las mayores crisis humanitarias acontecidas en Europa desde la Segunda Guerra Mundial como consecuencia del desplazamiento de miles de personas que tratan de llegar para obtener protección, huyendo de las inhumanas condiciones de vida en sus países de origen o de situaciones de guerra y/o persecución personal. En un primer momento se concentraron en países como Grecia, Italia, Macedonia, Turquía y también en Ceuta y Melilla; ahora vemos como atraviesan el territorio Europeo sin que los países de la UE sean capaces de dar respuesta con la celeridad, el sentido de justicia y solidaridad que se requiere ante una situación tan dramática. Como consecuencia de esta falta de compromiso y ayuda cada día se recrudecen, más si cabe, las condiciones de los desplazados cobrándose la vida de más de 2.800 personas.

Aunque en realidad llevamos años siendo testigos de las imágenes de personas y familias que intentan huir de los conflictos acaecidos en sus países, traspasando fronteras por todos los caminos posibles y poniendo en peligro sus vidas; probablemente se haya desencadenado ahora una mayor alarma ante el gran número de desplazados, sus terribles condiciones, y por supuesto también ante esa imagen, que llena de estupor, de alambradas improvisadas entre países, que no existían en la Europa del Tratado de Schengen, y que día tras día se levantan para impedir el paso. Es vergonzoso que esa misma Europa que levanta muros, se muestre incapaz de acoger adecuadamente y en condiciones dignas a las 400.000 personas que, según EUROSTAT han llegado en situación de riesgo y/o persecución en lo que va de este año 2015.

Reiteramos que estas personas huyen y llegan a Europa, buscando lo que se supone es un espacio seguro de acogida y respeto para sus derechos y donde, sin embargo, encuentran un limbo inhóspito bien de cinismo bien de abierta hostilidad. El derecho de asilo es un derecho humano regulado por la normativa internacional, tanto en la Declaración Universal de los Derechos Humanos como de forma especifica en la Convección para el Estatuto de Refugiados, aprobada por Naciones Unidas en 1951 para proteger a refugiados europeos después de la Segunda Guerra Mundial y ampliada después su alcance sin restricciones geográficas por el Protocolo e los Refugiados de 1967. Tal y como ha declarado UGT en “La declaración por una Europa Solidaria. Refugiados bienvenidos” es preciso el gobierno español asuma su responsabilidad como Estado democrático, garante de los derechos humanos y los compromisos asumidos en los tratados internaciones sobre protección internacional de personas en situación de riesgo.

Quisiera señalar que desde la especificidad educativa de FETE UGT nos sentimos especialmente concernidos por este drama. Como maestros y maestras tenemos la obligación de explicar a nuestros alumnos y alumnas qué esta ocurriendo para que niños y jóvenes que podrían ser sus compañeros y compañeras de pupitre, vaguen por las fronteras europeas huyendo de la guerra o de una vida sin futuro. Desde nuestra conciencia como educadores y educadoras exigimos con toda nuestras fuerzas que los gobiernos europeos, y el gobierno Español, contribuyan de forma inmediata a dar respuesta al drama humanitario que ya se esta cobrando la vida de tantas personas, entre los que se encuentran niños y niñas.

Así mismo, tenemos el deber moral de reclamar una respuesta rápida de coordinación de la administración para facilitar su llegada cuanto antes, y proveer de los medios y recursos adecuados a los centros educativos que van a recibir a los menores refugiados y sus familias; de forma que, cuando lleguen a los centros, tengan garantizada una organización capaz de responder a sus necesidades, ofreciéndoles una ayuda integral por parte de la administración que debe contemplar: desde servicios básicos a la atención adecuada para ayudarles a asumir y gestionar el dolor que significa verse obligados a dejar su país y la ayuda para que recuperen una vida lo mas normalizada posible en nuestro país. La legislación internacional regula claramente la protección legal, asistencia y derechos sociales que deben asegurar los estados firmantes de asilo. Los solicitantes de asilo y protección internacional deben recibir un alojamiento digno, asistencia sanitaria, psicológica y también formativa de tal manera que puedan aprender el idioma para facilitar su integración y participación en la sociedad de llegada. Este es un proceso muy complejo, ya que no se trata sólo de cubrir necesidades básicas, sino de construir y recuperar el proyecto de vida fuera de su propio hogar, sin saber qué posibilidad habrá de retorno; de ir superando los traumas vividos, de sobreponerse al dolor de haberlo perdido todo. Por ello, junto a la solidaridad de la comunidad que les acoge, debe contarse con especialistas que den respuesta a las distintas necesidades.

La tarea no es fácil, pero desde FETE UGT estamos preparados para responder en todos los niveles sumándonos a la movilización cívica y ciudadana y a la solidaridad activa. Desde nuestra organización, una vez conozcamos donde van a ser acogidas las personas refugiadas, nos brindamos a coordinar el apoyo manifestado por la comunidad educativa. Y vamos a seguir trabajando en la prevención de las situaciones de racismo y la xenofobia que desgraciadamente a veces eclosionan ante situaciones tan complejas como esta. Desde FETE UGT vamos a redoblar nuestro esfuerzo para ofrecer estrategias en la educación intercultural y contra la discriminación y el racismo, elaborando propuestas didácticas para que en los distintos niveles educativos comprendan cuales son las situaciones y derechos de las personas refugiadas y estén preparados para acoger en las aulas a quienes sufren este drama terrible.

Así mismo, dado nuestro ámbito, reiteramos la importancia de la educación como la clave para formar a las futuras generaciones en el compromiso de la defensa de los derechos humanos de todos y cada uno de las personas y de sus pueblos. Y por tanto la necesidad de colocar en el corazón de la enseñanza la educación para la ciudadanía y los derechos humanos. Hoy mas que nunca, es preciso recordar la importancia de educación que enseñe a habitar el mundo desde la solidaridad, la democracia, la igualdad y la justicia para que dramas como el que estamos viviendo no vuelvan a repetirse.

Quiero reiterar, una vez mas, como Secretario General de FETE UGT, en representación de todas las personas que formamos parte de esta organización, todo nuestro apoyo, nuestra solidaridad y nuestra capacidad de movilización para responder, afrontar y exigir la rápida acogida de las personas refugiadas.

 

Carlos López Cortiñas
Secretario General de FETE-UGT